Posteado en febrero 2015

Cómo combatir los resfriados en invierno

En anteriores posts os dimos prácticos consejos sobre cómo proteger vuestra piel del frío invernal. Hoy nos gustaría daros algunos consejos sobre cómo podemos ayudarnos de los alimentos y ciertos nutrientes para prevenir en la medida de lo posible los resfriados y mantener las defensas a pleno rendimiento.

A continuación os indicamos 7 consejos básicos que os pueden ser muy útiles frente al frío:

  1. Hidratación: En el Otoño- Invierno, con el frío y la calefacción, nuestra piel sufre. La piel es uno de los órganos más importantes de nuestro organismo porque, entre otras funciones, regula la temperatura del cuerpo y nos protege del exterior. Y, por lo tanto, requiere de un cuidado especial. La podemos notar deshidratada y más seca que en otros momentos del año, por ello, mantendremos una máxima hidratación bebiendo agua y líquidos (té, infusiones, caldos, zumos, etc.) en abundancia (hasta el 1,5L o 2L. diarios).

    Para aquellas pieles que sufren una gran deshidratación por culpa del viento y el frío pueden probar la línea Total Hydrating de Anubis Cosmetics, puesto que, gracias a su doble acción reparadora e hidratante, la piel estará más protegida.

     

  2. Aporte de vitamina E: Para reforzar nuestra barrera protectora y humectante de la piel lo mejor es aumentar el consumo diario de vitaminas, generalmente por medio de frutas, verduras y zumos. Hasta cinco piezas al día: tres raciones de verduras (crudas y cocinadas) y dos raciones de frutas. Pero en especial la vitamina E nos va a ayudar ya que es fuertemente antioxidante y desinflama. Podemos tomarla en forma de pescado azul (atún, salmón, sardinas, bonito, emperador, etc.), una o dos veces por semana. Los frutos secos también son un aporte excelente de vitamina E, una ración (6-7 unidades) de nueces, avellanas, almendras, etc. junto al yogurt de la merienda es lo ideal.

     

  3. Aporte de vitamina C: Es buena para reforzar nuestro sistema inmune. La podemos encontrar en cítricos, frutas del bosque, y verduras, principalmente en las patatas y los pimientos. Un truco para aquellas personas que sufren de anemia por falta de hierro en sangre es tomar hígado o carnes rojas (preferiblemente al punto o poco hechas), junto con algún cítrico (de postre, por ejemplo) ya que la vitamina C que contienen estas frutas aumenta la absorción del hierro.

    Recordad que uno de los cítricos que más vitamina C contiene son los kiwis que, afortunadamente, ahora están de temporada.

    Para cuidar vuestra piel, os recomiendo la gama de tratamiento facial Polivitaminic de Anubis Cosmetics, puesto que contiene células madre de naranja, que nos aportarán hidratación y una potente acción antioxidante para luchar contra el envejecimiento.

     

  4. Aporte de vitamina A: Como ayuda en la formación y mantenimiento de piel, pelo y mucosas, es importante que no falte en nuestra dieta. Cuidado con una ingesta excesiva de esta vitamina, puesto que en altas dosis puede ser tóxica, así que con una alimentación variada en frutas y verduras, no es necesario tomar suplementos.

    Esta vitamina la podemos encontrar en frutas y verduras amarillas o anaranjadas (zanahoria, calabaza, pimiento, etc.) y en verduras de hoja verde, hígado y productos lácteos.

    La vitamina A ayuda mejorar el proceso de regeneración de la piel e incrementa la síntesis de colágeno, hecho que ayudará a combatir el frio y que la piel no resulte dañada durante ésta época. La linea Excellence Q10 ejerce una excelente acción protectora contra agentes externos, a la vez que aporta energía a la piel.

     

  5. Platos más energéticos: El cuerpo necesita más calorías para mantener las funciones básicas del cuerpo, la regulación térmica de la piel y protegernos activamente contra gripes y resfriados, por lo tanto, incrementaremos ligeramente el consumo de alimentos con platos más hipercalóricos. Lo conseguiremos acompañando los platos con hidratos de carbono como arroz, pasta, patata, o aumentando el consumo de lácteos será suficiente.

    No es casualidad que, tradicionalmente, los platos típicos de otoño e invierno sean más contundentes, así que no debemos renunciar a nuestros guisos, cocidos y caldos, aunque siempre con moderación.

     

  6. Condimentar con ajo y cebolla: Contienen nutrientes con gran poder antiséptico que nos protegerán de las infecciones típicas de esta estación.

     

  7. Infusiones de romero, tomillo, manzanilla y miel: Estas tres plantas contienen propiedades antisépticas, desinfectantes, protegen en las digestiones difíciles, son antiinflamatorias y antioxidantes. En especial, la manzanilla es fantástica para hacer gárgaras que suavizan la garganta y también para tratar posibles llagas de la boca. Además nos puede ayudar en el tratamiento de la sinusitis. La mezcla de ambas hiervas con miel y limón nos ayudarán contra inflamaciones e irritaciones del tracto respiratorio y digestivo en procesos gripales, y nos aportará todos sus beneficios (y un sabor añadido muy rico).

    Con estos mismos ingredientes os recomendamos la crema para manos Anubis Cosmetics para prevenir y tratar las grietas de sequedad que suelen aparecer por el frío, contienen retinol (vit. A), mentol, urea, y extractos de romero y manzanilla.

     

¡Esperamos que pongáis en práctica estos consejos tan beneficiosos para vuestra salud!

 

 

Cristina Millán

 

Diplomada en Dietética humana y Nutrición.

 

Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos

 

 

Llega San Valentín ¡Descúbrelo todo sobre el chocolate!

 

Se acerca la festividad de San Valentín y hoy nos gustaría hablaros de uno de los alimentos más regalados y saboreados durante estas fechas: el chocolate, proveniente del cacao: uno de los alimentos con más propiedades beneficiosas para nuestro organismo.

El chocolate es un alimento procesado que proviene del fruto del cacao, y está compuesto por la pasta de cacao, la manteca de cacao, azúcar añadido y en ocasiones también leche y/o frutos secos, etc.

A continuación nos gustaría indicaros algunas de las propiedades beneficiosas que aporta el chocolate a vuestro organismo:

  • El cacao en polvo es un alimento con alto aporte calórico, unas 255 Kcal/100g. Contiene una elevada cantidad de proteínas, Hidratos de Carbono, Fibra y grasas.
  • Tiene un alto contenido en minerales como el Fósforo, Magnesio, Calcio y Potasio.
  • Nos aumenta la sensación de saciedad.
  • Tiene un índice glicémico moderado, por lo que mejora la resistencia a la insulina y puede ayudar en pacientes con diabetes controlada. (No superando la dosis diaria recomendada).
  • Las grasas que contienen la manteca del cacao ayudan a equilibrar o disminuir el colesterol de nuestro organismo.
  • Contiene Teobromina, que es una sustancia que ayuda a la tonificación de nuestro cuerpo, activa la diuresis (a eliminar más líquidos) y estimula la circulación sanguínea.
  • Además si al chocolate se le añade leche, aumentará considerablemente su aporte en calcio.
  • Contienen Ácido fólico y vitamina B1 indispensables para la regulación del metabolismo.
  • Sus flavonoides son sustancias que evitan la oxidación (contra el envejecimiento) y estimulan las defensas.
  • Ayuda a disminuir la presión arterial, el colesterol “malo” y a contraer enfermedades cardiovasculares.
  • Tienen un efecto antidepresivo: sus neurotransmisores actúan favoreciendo el “buen humor” gracias a la teobromina, teofilina y la anandamina.
  • Sobre la piel tiene propiedades reductoras, anticelulíticas, suavizantes e hidratantes y sus polifenoles contribuyen a la eliminación de las grasas.

Aunque no todo es positivo, como desventajas cabe destacar que puede producir migrañas (en personas sensibles a esta afección), alergias alimentarias (en especial si van acompañado de frutos secos), sobrepeso (en especial si se consume sus variantes más grasas y azucaradas, y se supera la dosis diaria recomendada).

La ingesta diaria recomendada de chocolate es de unos 10g. al día.

 

También nos gustaría hablaros de las 3 clases de chocolate que podéis encontrar en el mercado:

  1. Chocolate Negro: Es la mezcla de pasta y manteca de cacao con azúcar (o edulcorantes). El porcentaje de cacao ha de ser mínimo del 50%, actualmente en el mercado podemos encontrar variantes hasta el 99%.
  2. Chocolate con leche: Contiene menos del 40% de pasta de cacao, más leche y azúcar (o edulcorantes).
  3. Chocolate Blanco: No se debería considerar chocolate ya que es simplemente manteca de cacao (la parte grasa) con leche y azúcares. Es decir, no contiene pasta de cacao.

El chocolate se aconseja a deportistas, niños (por el aporte en calcio y su alto valor nutricional y energético), enfermos con elevadas necesidades energéticas, y personas con hipertensión arterial.

Se desaconseja (o con mucha moderación) a personas con sobrepeso y obesidad. Su ingesta debería ser muy esporádica, y a preferir en la modalidad de chocolate negro de porcentaje de cacao puro más alto posible.

 

Ahora ya sabéis más sobre este alimento y las propiedades beneficiosas que tiene para nuestro organismo.

¡Feliz San Valentín!

 

Cristina Millán

Diplomada en Dietética humana y Nutrición.

Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos

 

Etiquetas , , , , , , , , ,